Cambio de bañera a plato de ducha: ¿cuál es la mejor opción?

Cambio de bañera a plato de ducha: ¿cuál es la mejor opción?

julio 2018 | Consejos

Los platos de ducha de carga mineral se pueden fabricar a medida para adaptarse a cualquier espacio, son resistentes y antideslizantes.

Una de las reformas que más se han llevado a cabo en los hogares españoles en los últimos años ha sido la sustitución de bañeras por platos de ducha. Bien sea por estética, para ganar espacio o para facilitar su limpieza, cada vez son más los que se decantan por este cambio en su baño.

Muchos de los que realizan estas reformas optan por platos de ducha de carga mineral, es decir, aquellos fabricados con resinas y cargas procedentes de distintos minerales.

Uno de los motivos por los que cada vez se utilizan más en el mundo de las reformas es la posibilidad de realizar el plato de ducha a medida. De este modo, se pueden adaptar a espacios muy reducidos o también todo lo contrario: crear duchas amplias de hasta 2m2, perfectas para relajarse con una columna de hidromasaje.

Los profesionales del sector seguramente lo escogen gracias a sus características técnicas, pues su resistencia a golpes y cambios climatológicos es mayor que la de los platos de ducha tradicionales, además de ofrecer una fácil instalación.

Por otra parte, los platos de ducha de carga mineral son antideslizantes y no superan los tres centímetros de grosor, lo cuál previene de resbalones y tropiezos, haciéndolos ideales para personas mayores o niños.

Acquabella ofrece, además, la opción de seleccionar el color que desees, de manera que la sustitución de la bañera por el plato de ducha de carga mineral no suponga una ruptura estética con el estilo actual de tu baño.

En definitiva, el cambio de bañera por este tipo de platos de ducha es una reforma sencilla, pero un gran cambio en tu baño tanto a nivel estético como funcional.